Entradas

Mostrando las entradas de 2021

3° - «Autodestrucción de la Democracia» - César E. Pico (1895-1967)

Imagen
Quienes aceptan los dogmas de la democracia liberal suelen desdeñar los ataques de sus adversarios como si fueran lucubraciones teóricas desprovistas de contenido. «No se puede luchar –exclaman– contra la corriente inexorable del tiempo»: en esa frase se resume una jactancia de victoria que les imposibilita atender con el reposo debido las objeciones que se les formula. La frase, sin embargo, implica, para los demócratas, una pavorosa contradicción. Aceptemos, en efecto, la realidad de esa corriente histórica que imprime un cierto carácter de necesidad a los acontecimientos y fijemos nuestra atención en los hechos mismos y en su concatenación causal. La experiencia nos demuestra entonces que aquella necesidad no expresa una ley metafísica ineluctable sino que representa un proceso dialéctico cuyo desenvolvimiento depende de la permanencia de ciertas causas o principios. Descoyuntada la unidad espiritual de la antigua cristiandad, aparecieron con la Reforma y el Humanismo renacentista l

2° - «Resistencia a la Democracia» - César E. Pico (1895-1967)

Imagen
Dominus custodierit civitatem, frustra vigilat qui custodit eam [1] (Ps. CXXVI, 1) Cuando se contemplan las causas espirituales de la democracia –vinculadas a la decadencia intelectual del mundo moderno– se domina, como desde una altura, todo el panorama de los males circunstanciales que la democracia ha desatado. La importancia de encarar el problema en esta forma radica, no sólo en su comprensión más profunda, sino inclusive en que señala la terapéutica etiológica: la desaparición radical de los efectos aparece como una consecuencia de la supresión definitiva de la causa. Toda consideración que eluda este punto de vista será incapaz de señalar el remedio de los males cuya extirpación pretende. Muchos ven, en efecto, las deficiencias de la democracia, pero –colocados en un punto de vista subalterno– no pueden comprender más que los remedios empíricos o inmediatos que corresponden a las causas circunstanciales, las únicas accesibles desde su posición. Corrigen a medias, suprimen algun

1° «Antidemocracia» - César E. Pico (1895-1967)

Imagen
Agitado una vez más en la Argentina el avispero partidocrático y electoral, es bueno recordar los principios universales que al respecto nos señalaron nuestros mayores. Hemos de publicar entonces, en el transcurso de esta semana, tres esclarecedores artículos del mismo autor referentes a la Democracia, y que, no obstante escritos hace noventa años, estimamos de rigurosa actualidad. Hay dos maneras legítimas de considerar una teoría política. Se puede abstraer su contenido esencial y considerarlo teóricamente y se puede estudiar ese mismo contenido sin separarlo de la realidad histórica que lo encarna. En el primer caso la valoración depende no sólo de la veracidad doctrinaria, sino principalmente de la posibilidad de eficacia que dicha doctrina pueda ofrecer a la mirada escrutadora de la prudencia. En el segundo caso la valoración se ejerce sobre una realidad o complejo histórico y, por consiguiente, hinca sus raíces en el humus fecundo y oscuro de los hechos. Así puede considerarse

«Los denarios que se me dieron» – Juan Antonio Ballester Peña (1895-1978)

Imagen
El artista antes que artista es hombre; hombre con una vocación definida, que vive en una época. Y como es su vida misma la que entrega en su creación, se compromete sólo en su realidad presente, porque habiendo diferenciaciones –por ser distinta la manera de ser de cada época histórica– se imprime diferentemente su carácter. Por tanto, el arte, manifestación más que precisa del tiempo, tiene que crear con el tiempo, y no con el pasado, sino en aquello que el pasado le entrega; y así debe ser porque el pasado le entrega su experiencia; pero no le imprime el carácter, que es privativo del presente. Dentro de esta trayectoria trataré de justificar, si así conviene decir, mi posición, tanto dentro del arte cristiano como de mis incursiones por el campo de las manifestaciones plásticas puramente profanas. Ambas trayectorias trato de unir en la realización de mi obra, porque ambas, a pesar de su aparente divorcio, son manifestaciones de la vida misma, y no tienen motivo para ser encasilla

«Toque de diana» - Rafael García Serrano (1917-1988)

Imagen
El próximo domingo –18 de julio– se cumple un nuevo aniversario del Alzamiento Nacional producido en España en 1936. Vaya, pues, esta publicación en homenaje a todos aquellos jóvenes que aquel día, con entusiasmo y valor,  empuñaron las armas en defensa de Dios y de la Patria. Y nació como todos lo habíamos previsto. Con vuelo de estandartes y de golpe y porrazo. Así: pero todavía con un gesto más antiguo que el de los ojos de las mujeres novias. Parecía como que el aire estaba agujereado de gritos y asaltos y vivas banderas. Algunos hombres tenían la sorpresa junto a la boca. Todos eran mayores de cuarenta años. En cambio, los jóvenes sabían el Himno y el rito y la noticia. Muchos habían pasado por el Hospital y la Cárcel. Otros por el dolor de los amigos. Y todos por la lucha universitaria. Los puñetazos heroicos junto a las aulas eran comunes. Y trofeo. Por eso, cuando aquella mañana del 19, el joven –todos los jóvenes de la Ciudad– saltó de su cama intranquilo y febril, sin despe

«La Independencia vista por dentro» - Julio Irazusta (1899 -1982)

Imagen
Ante un nuevo aniversario de la declaración de nuestra independencia... La acción de los congresales reunidos en Tucumán en julio de 1816, ofrece una lección permanente de alta política, que es (por encima de las circunstancias económicas y de las motivaciones ideológicas que tanto prevalecen en las decisiones estatales en el mundo moderno) lo que determina el destino de los pueblos. Aquellos hombres, asediados por problemas internos y externos de abrumadora gravedad, tuvieron la osadía de proclamar la independencia de un país cuya emancipación estaba más que nunca en problemas y que aún no habían podido organizar pese a los mejores propósitos que los llevaron a convocar anteriores asambleas constituyentes. La guerra civil conmovía la mayor parte del territorio. Los ejércitos hasta entonces metropolitanos ocupaban la frontera norte; y en la del este siempre estaba latente el peligro de las usurpaciones portuguesas, concretadas una vez más en la invasión iniciada por las tropas de Lecor

«Los nuevos paradigmas religiosos» - P. Juan Claudio Sanahuja (1947-2016)

Imagen
He aquí un fragmento de un pequeño gran libro: «Poder global y religión universal», cuya lectura completa recomendamos vivamente para comprender bien lo que sucede en estos tiempos que nos apremian... [...] El ecologismo Para concretar el proyecto de poder global con un pensamiento único , cambiando la cultura y la religión de los pueblos, colonizando las conciencias para conseguir dóciles ciudadanos del nuevo orden mundial, en 1991, la UNESCO trabajaba en dos proyectos: el de una ética universal de valores relativos , que trataremos más adelante, y el de una ética universal de vida sostenible . La ética universal de vida sostenible parte de un dogma inapelable «Se debe recordar la indiscutible verdad de que los recursos disponibles y el espacio de la tierra son limitados» [1] , dice el documento que deja claramente asentado que «el progreso industrial de los países desarrollados no se extenderá a los países del Tercer Mundo», y agrega que la única causa de deterioro ambienta

«La Patria que no puede morir» - Juan Vázquez de Mella (1861-1928)

Imagen
No se puede ver con calma, no se puede tolerar, que los verdugos de ahora insulten e injurien a la España de antes: la grande, la gloriosa, la ilustre, la que ejercía, cuando nuestros principios imperaban, una hegemonía tal, en todos los órdenes de la vida, que puede decirse que, extendiendo un día sus brazos, teniendo en una mano la cruz y en la otra la espada abarcó entre ellos el planeta; e hizo más, hizo que al estrecharle contra su corazón, las palpitaciones de España, fueran el péndulo regulador de todos los movimientos sociales. Después de sacar un mundo de las espumas de los mares y de haber completado el planeta y coronado los Andes con su bandera y haberla paseado triunfante por los pantanos de Flandes y las vertientes de los Apeninos, y desde las márgenes del Sena hasta el golfo de Corinto y de haber sido la Amazona de la raza latina, esta España gloriosa cayó cuando –agobiada de los laureles y con el peso de una corona que circundaba la tierra, desfallecido el brazo, pero