Entradas

Mostrando las entradas de 2024

«La Verdadera Revolución de Mayo» - Roberto Horacio Marfany (1907-1989)

Imagen
«La erección de la Junta Patria fue un acto de fidelidad a los valores tradicionales y trascendentes que es necesario mantener en vigilia siempre como únicos principios verdaderos de nuestra nacionalidad…» Sobre premisas supuestas y artificiosas, la historiografía liberal elaboró y divulgó el concepto de que la Revolución de Mayo fue un levantamiento del pueblo de Buenos Aires contra la monarquía española, para convertir el Virreinato del Río de la Plata en un Estado democrático independiente, adaptándolo a ideas y realidades ajenas. Tal versión ha tergiversado, a sabiendas o por ignorancia, los hechos, las causas y los fines que la promovieron y no ha logrado incorporar a la vida argentina esa supuesta iniciación democrática que, para desgracia nuestra, se ha practicado después con mucho menos perfección y eficiencia de los que encarecen las declamaciones subalternas. La verdad de la Revolución de Mayo es otra. La reacción porteña sobreviene a consecuencia del progreso de la invasió

«Los Pobres» - José María de Estrada (1915-1997)

Imagen
Los pobres de mi Señor Jesucristo no tienen donde apoyar su cabeza, como mi Señor, tampoco tenía dónde; ni en un respaldo de piedra. Ellos ambulan las noches frías de invierno de puerta en puerta pidiendo un poco de pan o un poco de leche que dé calor a sus manos yertas.   No tienen elegancia ni agradable aspecto, sus ojos están hendidos por el llanto; y saben que muy pocos se compadecen de su falta de higiene y de su quebranto; son muy pocos los que ven bajo sus manos sucias la divina mano; son muy pocos los que enjugan sus lágrimas con un respeto santo. Ellos van de puerta en puerta, golpeando en las noches crueles; pero hay más frío en el corazón de los ricos que escuchan cómodamente ese quejido del que está crucificado entre el ludibrio de los infieles y que no han oído lo del avaro y lo del leproso doliente.   Porque ellos no saben quién es ese Visitante que llama todas las noches y que espera en las puertas de las iglesias cuando las campanas amanecen en su cántico de bronc

«Polémicas y prohibiciones» - Aníbal D'Angelo Rodríguez (1927-2015)

Imagen
«...Como tantas veces se ha dicho, en el mundo del siglo XX hay muertos de primera y muertos de segunda...». Hace ya tiempo, «Clarín» publicó, a toda página, un título según el cual habría una «polémica en Buenos Aires por la venta de “Mi Lucha”, el libro de Hitler». Como pasa –ay– tan seguido con los diarios y sus titulares, la lectura de lo escrito bajo el título bajaba mucho los decibeles del asunto. La «polémica» quedaba reducida a la opinión, vertida a pedido del diario, de don Marcos Aguinis y don Osvaldo Bayer, escritores ambos de mucha fama en nuestro teatrillo de las letras. El primero no está muy seguro, y tras afirmar que «el nazismo no es sólo una ideología política, sino una organización genocida», se pregunta si «es correcto volver a estimular la discriminación, la tortura, el abuso, los genocidios», pero reconoce que «se debe respetar la libertad de expresión» y en una vuelta de tuerca más se pregunta si «es saludable permanecer indiferentes ante un arma de destrucci

«Moscú» (fragmento) - Antoine de Saint- Exupéry (1900-1944)

Imagen
«…Pero para los hombres no hay jardinero. Mozart niño será marcado como los demás por la máquina moldeadora. Mozart tendrá sus mayores alegrías de música corrompida en el hedor de los café-concerts. Mozart está condenado…» El viaje de Saint-Exupéry a Rusia tuvo lugar en abril y mayo de 1935, luego de su gira por el Mediterráneo en Conty y Prévot, donde dio una serie de conferencias, y antes de partir para el trágico raid París-Saigón por el Simún. Saint-Exupéry llegó el 29 de abril a Moscú. En las últimas páginas de Tierra de Hombres figuran recuerdos de ese viaje: «Mozart asesinado». Cf. «Paris-Soir», del 3, 14, 16, 19, 20 y 22 de mayo de 1935. Hacia la U.R.S.S. El otro día describí el 1° de mayo en las calles de Moscú adonde había llegado la víspera. Cedí de ese modo a la actualidad. Pero antes debía haber contado mi viaje. El viaje es algo así como un prefacio que prepara a comprender un país. Hasta puede ser que la misma atmósfera del rápido internacional enseñe algo. No se trata

«Prefacio al libro “San Martín y Rosas, su correspondencia”» - Ramón Doll (1896 - 1970)

Imagen
«…Las relaciones entre San Martín y Rosas han sido cuidadosa­mente soslayadas por nuestros liberales...». H ace algunos años las nuevas generaciones iniciaron un proceso de revisión de la Historia oficial que ya ha triunfado, llegando a la sentencia definitiva. Ese proceso fue tanto más no­table cuanto que teníamos radicalmente en contra el Régimen vigente. El silencio de los grandes diarios que cuidan sus muer­tos no sólo porque son de la familia, sino porque dan de comer; el odio de ridículos Ministros de Instrucción Pública y no menos ridículos Ministros del Interior; el desahucio de maestros y pro­fesores patriotas porque enseñaron desde sus cátedras que Rosas era una figura de prócer, a cuyo lado los enlevitados civilistas de la Organización eran apenas unos pendolistas escribaniles; el complot de cierta oligarquía que dice pertenecer a una alta so­ciedad de discutibles pergaminos, que se oponía a la vindicación del «tirano» porque podía suceder que, hurgando en el pasado, los ant

«Falsas alternativas» - Dietrich von Hildebrand (1889-1997)

Imagen
He aquí un texto que, escrito en 1969, resulta un claro adelanto de lo que mucho tiempo después, S.S. Benedicto XVI va a denominar la «hermenéutica de la continuidad». C uando leemos la luminosa encíclica Ecclesiam Suam, del Papa Pablo VI, o la magnífica «Constitución Dogmática sobre la Iglesia», de los Padres del Concilio, no podemos menos de darnos cuenta de la grandeza del Concilio Vaticano II. Pero cuando volvemos la mirada a muchos escritos contemporáneos –algunos escritos por teólogos muy famosos, otros escritos por teólogos de menor categoría, y otros también por laicos, que nos ofrecen sus urdimbres teológicas propias de aficionados–, no podemos menos de sentir honda tristeza, y de experimentar grave preocupación. Indudablemente, sería difícil concebir mayor contraste que el que existe entre los documentos oficiales del Vaticano II y las declaraciones superficiales e insípidas de diversos teólogos y laicos que se han extendido por todas partes como un morbo infeccioso. De un la

«El arte de envejecer» - Gustave Thibon (1903-2001)

Imagen
«...Al cerrarse el porvenir se abre la eternidad; la rueda de los días, al mismo tiempo que desgasta el cuerpo, debe agudizar el alma...» La escena que voy a contar se sitúa en 1943. Era la época en que las restricciones alcanzaban su plenitud, o mejor, su vacío. Se había organizado en mi pueblo una verbena en la que se vendían, a beneficio de los prisioneros, dulces que no se encontraban desde hacía bastante tiempo y, en especial, maravillosos buñuelos de crema fabricados por los campesinos del lugar. Hacia el final del día llegó un viejo que se había arrastrado penosamente desde el pueblo vecino para gozar de esta insólita ganga. No hubo suerte: se acababan de vender los últimos buñuelos de crema. Y el pobre viejo, terriblemente decepcionado, se puso a llorar como un niño. También yo tuve ganas de llorar, pues esta escena me hizo apreciar a lo vivo toda la miseria del hombre que no ha sabido envejecer. Y pensé en las amargas palabras de Sainte-Beuve: «No se madura; se endurece un

«Los discípulos de Emaús» - Mons. Fulton J. Sheen (1895-1979)

Imagen
«Lo que en la conversación con los dos discípulos se hizo resaltar no fueron las enseñanzas dadas por Jesús, sino que se insistió en sus sufrimientos y en el modo como éstos eran convenientes para su glorificación».  Mediante la presente publicación, «Decíamos Ayer...» desea a todos sus lectores amigos unas felices y santas Pascuas de Resurrección. Aquel mismo domingo de pascua nuestro Señor se apareció a dos de sus discípulos que se dirigían a un pueblo llamado Emaús, a breve distancia de Jerusalén. No hacía mucho que habían tenido grandes esperanzas en lo que Jesús les había prometido, pero las tinieblas del viernes santo y la escena de la sepultura del Maestro les habían hecho perder toda su alegría. En el pensamiento de todos, nada estaba tan presente aquel día como la persona de Cristo. Mientras se hallaban conversando con ánimo triste y angustiado acerca de los horribles hechos acaecidos durante los dos días precedentes, un forastero se les acercó. Sin embargo, los discípulos n

«Jesús en la cruz» (fragmento) - S.S. Benedicto XVI (1927-2022)

Imagen
[…] Jesús muere en la cruz. Según la narración de los evangelistas, Jesús murió orando en la hora nona, es decir, a las tres de la tarde. En Lucas, su última plegaria está tomada del Salmo 31: «Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu» (Lc 23,46; cf. Sal 31,6). Para Juan, la última palabra de Jesús fue: «Está cumplido» (19,30). En el texto griego, esta palabra ( tetélestai ) remite hacia atrás, al principio de la Pasión, a la hora del lavatorio de los pies, cuyo relato introduce el evangelista subrayando que Jesús amó a los suyos «hasta el extremo ( télos )» (13,1). Este «fin», este extremo cumplimiento del amor, se alcanza ahora, en el momento de la muerte. Él ha ido realmente hasta el final, hasta el límite y más allá del límite. Él ha realizado la totalidad del amor, se ha dado a sí mismo. En el capítulo 6, al hablar de la oración de Jesús en el Monte de los Olivos, hemos conocido también otro significado de la misma palabra ( teleioũn ) basándonos en Hebreos 5,9: en la Tor