Entradas

«La Hispanidad» - Rafael Gambra (1920-2004)

«...Obra de españoles, fue la única colonización de la historia que no se llevó a cabo como sobre algo ajeno o extrínseco sino con una ya inicial interpenetración de razas y una transmisión profunda e indeleble de la fe cristiana». El término Hispanidad parece que fue acuñado por Mons. Zacarías de Vizcarra, allá por 1920. Fue después divulgado por Ramiro de Maeztu en su bello libro Defensa de la Hispanidad. Se inspiró este vocablo en el término Cristiandad que designó durante muchos siglos al conjunto de pueblos que aglutinó y civilizó la Iglesia durante la Alta Edad Media. Más o menos lo que hoy conocemos por Europa Occidental. El término tenía un significado territorial y cultural-religioso. La Cristiandad poseía una unidad religiosa en el cristianismo preluterano y una cierta unidad política en la diarquía Pontificado-Imperio. El Pontífice y el Emperador eran reconocidos en su seno como las máximas autoridades en lo religioso y en lo civil, sin perjuicio de la mayor o menor indepe

«El ayuno que agrada al Señor» - P. Gabriel de Santa María Magdalena O.C.D. (1893-1952)

Imagen
«El ayuno, como cualquier otra forma de penitencia corporal, tiene como fin realizar un desprendimiento más profundo de las satisfacciones terrenas, para que el corazón esté más libre y sea más capaz de saborear las alegrías de Dios y por lo tanto de la Pascua del Señor» 1.– «¿A qué ayunar, si tú no lo ves? ¿A que humillar nuestras almas, si no te das por entendido?» (Is 58. 3). De esta manera, siempre tan escrupuloso cumplidor del ayuno legal, levantaba el pueblo de Israel su voz, pretendiendo exigir unos derechos en fuerza de unas prácticas penitenciales que estaban vacías, de verdadero espíritu de piedad. Y la palabra del Señor respondía: «Ayunáis para mejor reñir y disputar y para herir inicuamente con el puño… ¿Es acaso así el ayuno que yo escogí?» (Ib. 4-5). A través de la palabra del Señor la Iglesia adoctrina a sus hijos sobre el verdadero sentido de la penitencia cuaresmal: «Inútilmente se quita al cuerpo el alimento si el espíritu no se aleja del pecado» (S. León M. 4 Sr

«Cristo y el dinero - Homilía del Domingo de Septuagésima (1963)» - P. Leonardo Castellani (1899-1981)

Imagen
«La Alta Finanza, que es un poder oculto, y formidable, opera por medio del sistema bancario moderno. El sistema bancario moderno está basado en una ficción, o digamos una estafa, pues abre la puerta a innumerables y enormes estafas»... He aquí algo más sobre el Capitalismo, «figurita de moda»  actualmente  en nuestra querida Argentina. « E 1 Reino  de los Cielos es semejante a un propietario que salió a primera hora de la mañana a contratar obreros para su viña. Habiéndose ajustado con los obreros en un denario al día, los envió a su viña. Salió luego hacia la hora tercia y al ver a otros que estaban en la plaza parados, les dijo: 'Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que sea justo'. Y ellos fueron. Volvió a salir a la hora sexta y a la nona e hizo lo mismo. Todavía salió a eso de la hora undécima y, al encontrar a otros que estaban allí; les dice: '¿Por qué estáis aquí todo el día parados?' Dícenle: 'Es que nadie nos ha contratado'. Díceles: 'Id t

«Las consecuencias de la derrota» (fragmento) - Ernesto Palacio (1900-1979)

Imagen
«La sabia política americana del Restaurador había afianzado, por lo demás, nuestro prestigio en todo el continente, donde se veía con simpatía y con esperanza la expansión de nuestra influencia» … El 3 de febrero se cumplirá un nuevo aniversario de la  batalla de Caseros, verdadera derrota nacional, hoy tan celebrada por nuestro gobernante de turno. He aquí un pequeño fragmento de las nefastas consecuencias que ello ocasionó a nuestra dolida patria. Con la derrota de la Confederación en Caseros –tal vez la mayor calamidad de nuestra historia– se frustraba temporariamente el destino nacional y se abrían para el país treinta años más de guerras civiles. Aun dando por ciertas la imperfecciones que a la dictadura del general Rosas le achacaban sus enemigos, no hay duda de que el viejo e ilustre partido federal, del que era jefe, representaba la unidad nacional, la integridad territorial, la fidelidad a las esencias tradicionales de la patria, a la vez que un cabal concepto de la sober

«La justicia conmutativa y la reciprocidad en los cambios» - Carlos Alberto Sacheri (1933-1974)

Imagen
Se cumplirá este año el 50° aniversario del asesinato de Carlos Alberto Sacheri. Como preludio a los homenajes que merecidamente recibirá, publicamos este artículo de su autoría, que bien resulta oportuno ante la situación que hoy se vislumbra en nuestra dolida Argentina. De su lectura bien se sigue su rotunda oposición a las políticas que actualmente tratan de implementarse. La ley de reciprocidad en los cambios es la que permite fijar las condiciones del intercambio de bienes y servicios económicos, según criterios de justicia. Su primera formulación fue establecida por Aristóteles en la Ética a Nicómaco (libro V), al determinar los principios y alcances de la justicia conmutativa, que es precisamente aquella forma de justicia que regula las transacciones entre los particulares. A lo largo de la historia de la Iglesia la doctrina aristotélica fue profundizada en particular por S. Tomás de Aquino y por los teólogos bajo el nombre de justo precio de los bienes. La idea esencial d

«La llamada de Clermont, 1095» - Daniel-Rops (1901-1965)

Imagen
«¡Hombres de Dios, hombres elegidos y benditos entre todos, unid vuestras fuerzas! ¡Tomad el Camino del Santo Sepulcro y estad seguros de que la gloria imperecedera os espera en el Reino de Dios! ¡Que cada cual renuncie a sí mismo y cargue con su cruz!». Aquella gran aventura, la más asombrosa de la Historia de la Edad Media cristiana, comenzó en Clermont, en Auvernia. El 18 de noviembre de 1095 se había abierto allí un Concilio, bajo la presidencia personal del Papa. Durante nueve días, Obispos, Abades y Prelados habían estudiado las cuestiones que la Iglesia tenía planteadas: la urgencia, cada vez mayor, de la reforma; las relaciones con el Emperador germánico, aquel inquietante Enrique IV. Y de repente, el décimo día, como si hubiera querido esperar a que su proyecto hubiese madurado perfectamente, el Vicario de Cristo se levantó para hablar de algo muy distinto; evocó aquel Sepulcro donde Jesús permaneció tres días bajo tierra antes de que, con la luz de la Pascua, estallase la glo

«Proyecto de misión en Marruecos» - San Carlos de Foucauld (1858-1916)

Imagen
Frente al desdibujamiento de la verdadera imagen de San Carlos de Foucauld, vaya este escrito que claramente denota su afán y su imperioso deseo por la conversión de los musulmanes al catolicismo. Hay, pues, almas dispuestas a todos los sacrificios y no teniendo más que una fe: glorificar perfectamente a Jesús imitándole y obedeciéndole perfectamente; éstas son las almas que harán las obras del Corazón de Jesús, que convertirán Marruecos, y a esta victoria seguirán otras. Si sacerdotes-apóstoles, ardiendo con esta sed, dispuestos a morir y a que les falte todo, con y por Jesús, quieren unirse al miserable que os escribe para tratar de imitar y glorificar a Jesús, que vengan aquí, donde yo tengo los medios necesarios para formar una pequeña vanguardia y lanzarlos sobre Marruecos al primer momento. Pido humildemente que los sacerdotes-apóstoles tomen la iniciativa de la conversión de Marruecos y nombren inmediatamente una Comisión escogida entre ellos para trabajar en esta conversi