Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2021

Publicaciones del Blog - (Año I - 2018)

Imagen
Por sugerencia de varios lectores amigos, «Decíamos ayer...» ofrece hoy a sus visitantes un archivo con la colección completa de las distintas notas que han sido publicadas durante el primer año de la existencia del blog (2018). Se incluyen también los respectivos índices tanto de los temas editados como de los autores de los textos  en cuestión .  Dios mediante, y de modo regular, estarán disponibles los archivos de los artículos correspondientes a los años subsiguientes. Los interesados podrán descargar y luego guardar el archivo  aquí . blogdeciamosayer@gmail.com

«España al azar» - José Antonio Primo de Rivera (1903 –1936)

Imagen
Si el lector encuentra en este lúcido escrito alguna similitud con la Argentina actual, tenga por seguro que   NO es una simple  coincidencia; por el contrario, ésta es   siempre  la realidad partidocrática y electoral de la democracia liberal. En pocos partidos falta un hombre aprovechable. Lo que no tiene cura es el sistema de los partidos. Lo hemos visto reiteradamente en la sucesión de ensayos que nos ha tocado soportar, y vamos a verlo de nuevo con ocasión de las próximas elecciones. La experiencia –que, por otra parte, no ha hecho más que confirmar lo que ya promulgaba la razón– pudiera formularse con la exactitud de una ley matemática:  No hay política posible, ni historia posible, ni Patria posible, si cada dos años se pone todo en revisión con motivo de unas elecciones. Las grandes arquitecturas históricas han sido, cuando menos, la obra de la vida entera de un jefe o de un rey. Las más de las veces han sido la obra de toda una dinastía. En otras partes, la de una revol

«El Nombre de Dios» - Romano Guardini (1885-1968)

Imagen
Los hombres nos hemos embrutecido. De muchas cosas profundas y delicadas ya no tenemos noción, ni remota siquiera. Una de ellas es la palabra. Ignorantes de su contenido, considerándola superficial, y no sintiendo su fuerza, nos parece ligera y fugaz. No empuja ni hiere, sino que es un producto sutil de sonido y armonía. Pero ¡vaya cuerpo fino el suyo para envoltura de cosas inmateriales! En la palabra se juntan y manifiestan la esencia de un objeto y la vibración de nuestra alma a vista del mismo. Así al menos debía ser. Y ciertamente lo fue en el primer hombre. Refiere el Génesis en las primeras páginas cómo Dios «hizo desfilar a todos los animales de la creación en la presencia de Adán, por ver qué nombre les daba» (Gén. 2, 19). Con sentido despierto e ingenio perspicaz penetró aquél por entre la envoltura externa hasta la Esencia misma, y la declaró en un nombre. Su espíritu respondió a la criatura; alguna fibra relacionada de la manera particular con ésta vibró en aquél, com

«La democracia como religión - La frontera del mal» - Rafael Gambra (1920-2004)

Imagen
He aquí un esclarecedor artículo para tiempos de tanta confusión política, de tanta mentira partidocrática y de tanto circo electoral... Fue Aldous Huxley, en su fábula futurista Un mundo feliz , quien sugirió que lo que llamamos un axioma –es decir, una proposición que nos parece evidente por sí misma y que por tal la aceptamos– se puede crear para un individuo y para un ambiente determinados mediante la repetición, millones de veces, de una misma afirmación. Para este efecto –la génesis artificial de axiomas y de dogmas– proponía la utilización, durante el sueño, de un mecanismo repetitivo que hablase sin interrupción a nuestro subconsciente capaz, durante horas, de recibir y asimilar cualquier mensaje. Este designio está, hoy, al cabo de medio siglo, muy cerca de la realidad, aunque sea a través de técnicas no exactamente iguales, como lo ha subrayado el propio Huxley en su Retorno al mundo feliz . La realización más importante en este sentido a través de métodos de saturación m

«La poesía del sector nacional» (fragmento) - Vicente Marrero (1922-2000)

Imagen
[...] Sin duda, es Roy Campbell el poeta extranjero que mejor sentía y comprendía a España [1]   y el autor del poema más importante que se ha hecho sobre nuestra guerra. Algunos de sus poemas se publicaron en Inglaterra antes de estallar la contienda, y revelaban una extraordinaria visión de cómo se iban a presentar los hechos, a la vez que predicen el desastre militar que los rojos iban a sufrir en España. Cuando la mayoría de los intelectuales británicos, y casi todos los poetas de su generación apoyaban con las armas, la palabra y la pluma a la España roja, él se decidía por la España nacional. Tomó parte en la lucha con los batallones de Requetés, estando también en contacto con los Tercios de la Legión. También combatió siempre a muerte a los intelectuales que no estuviesen dispuestos a defender sus ideales en el campo de batalla –lo que él llamaba la «Brigada del cuchillo y tenedor»–. Literatura de compromiso de más prosapia, brillantez y honestidad que la inspirada últimament