«La Verdad» - Charles Maurras (1868-1952)

Sí, señor; sí, señora; es porque «el discurso es duro» que su eficacia será dulce; es porque el libro deja un “«sabor amargo en la lengua» que, más adelante, será tónico y curativo.

Los jalones colocados en las rutas no ponen sus indicadores en estilo dulce y florido: emplean el estilo de su utilidad. Precisos, directos, insistentes y autoritarios, no dicen: si yo no me engaño, no dudan de sí, no se excusan por lanzar con rudeza a la vista de los transeúntes las flechas de la dirección y las cifras de la distancia. Mas ¿se queja el viajero? Por poco que tenga el corazón dispuesto a filosofar, agradece al autor provechosas brutalidades por las cuales ni siquiera se siente tiranizado.

A él le toca aminorar o apresurar la velocidad, seguir o cambiar de orientación. La piedra miliar sólo dice en términos claros lo que es, y aquello que hay que tener en cuenta. Cuanto más el dato preciso limite el pensamiento, en razón misma de aquel estrecho mojón, las fantasías del corazón, los votos de la imaginación, las necesidades, las comodidades y los intereses personales obtendrán más seguridad y mejor podrán darse libre curso. Una indicación incierta, un dato vago o falso, pareciendo lisonjear la arbitrariedad del paseante, restringirán la libertad de su movimiento, de su reposo, disminuirán sus poderes reales, pues los riesgos anexos a las consecuencias de un itinerario descuidado y caprichoso serán multiplicados por la insuficiencia de aquella información.

Es gran error pensar que las contingencias, como se dice, se acomoden más fácilmente con un principio flojo y flotante: muy por el contrario, toda indecisión en los principios complica el estudio de los hechos, así como su tratamiento; la incertidumbre hállase introducida de ese modo en el único punto donde podía venirle un poco de luz, y a las complejidades de la tierra se habrán agregado las sombras del cielo.

La verdad, sol duro, pero claro, se contenta con establecer desde arriba lo que hay que saber y pensar antes de obrar. Muestra el bien, señala el mal, hace distinguir las proporciones en que el uno y el otro se encuentran y se mezclan en la infinita variedad de nuestros casos humanos. Una vez así esclarecido, el hombre está lejos de haber resuelto los problemas de su vida práctica, pero tiene con qué resolverlos...

La verdad no sólo está defendida por aquello que tiene naturalmente de general, de elevado, de abstracto y de extraño al hombre, sino que, para decidirse a elevarse hasta ella, se precisa un impulso generoso del pensamiento, más allá del presente, un amplio cálculo acerca del porvenir. Para adherir a dicha verdad que todo vela, es preciso además un esfuerzo de la voluntad, que imponga silencio a muchos instintos.

La verdad, «no digo la sinceridad, digo la verdad entera, el acuerdo del lenguaje y del pensamiento con las realidades exteriores», la verdad juzga aún ser otra cosa que la suprema voluptuosidad de la inteligencia: es la habilidad soberana, es la fuerza todopoderosa.

La sinceridad no es la verdad. La intención más recta y la voluntad más firme no pueden hacer que lo que es no sea.

No sobrestimemos ninguna virtud, pero hagamos justicia a las virtudes de la evidencia. No hay sonrisa, mueca o parloteo de floridos ingenios que pueda resistírseles. Las decisiones que ellas provocan son graves, a veces penosas en la vida del espíritu, la vida exterior no les obedece siempre, pero el servicio que prestan es tal que prevalecen sobre todo.

Lo verdadero vale por sí mismo, Pero hay verdades amargas y verdades dulces. Las hay útiles, las hay peligrosas. Las hay que debemos reservar para los sabios y otras que convienen como alimentos de todos.

¡Algunos revolucionarios puramente oratorios y místicos pueden juzgar que, fábula o verdad, cualquier cosa es buena para el pueblo! Nosotros creemos que el pueblo tiene necesidades menos exigentes que la minoría selecta. La verdad le hace tanta falta como el pan. La mentira históricopolítica envenena a un pueblo con la misma limpieza que el cianuro de potasio.

Un desdén que no se expresa no es una acción. Por el contrario, un error y una mentira que no nos tomamos el trabajo de desenmascarar adquieren poco a poco la autoridad de lo verdadero.

* En «Mis ideas políticas», Editorial Huemul, Buenos Aires - 1962. Traducción castellana de Julio Irazusta. Págs. 87-89.

blogdeciamosayer@gmail.com 

Entradas más populares de este blog

«Presentación del Homenaje a Ricardo Curutchet» - P. Leonardo Castellani (1899-1981)

«Simbolismos del Martín Fierro» (fragmento) - Leopoldo Marechal (1900-1970)

«Nacionalismo» - Tomás D. Casares (1895-1976)

«Culminación sangrienta de la revolución social» - Juan Carlos Goyeneche (1913-1982)

Sobre la Inteligencia Argentina (II)
LEOPOLDO MARECHAL (1900-1970)

«Dispuesto a caer» - Josef Pieper (1904-1997)

«El descubrimiento de América» - Revista Sol y Luna

Carta a (su hijo) Michael Tolkien (fragmento)
JOHN R. R. TOLKIEN (1892-1973)

La gaita y la lira
JOSÉ ANTONIO PRIMO de RIVERA (1903-1936)