Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2018

Los sufrimientos corporales de Nuestro Señor
BEATO JOHN HENRY NEWMAN (1801-1890)

Imagen
1. Sus dolores corporales fueron mayores que los de cualquier mártir, porque Él quiso que fueran mayores. Todo dolor del cuerpo depende, para ser sentido en tal o cual intensidad, de la naturaleza de la mente viva que habita en ese cuerpo. Los vegetales no sienten porque no tiene mente viva o espíritu en ellos. Los animales sienten más o menos de acuerdo a su inteligencia. El hombre siente más que cualquier animal porque tiene alma. Y el alma de Cristo sintió más que la de cualquier hombre, porque su alma fue elevada por la unión personal con el Verbo de Dios. Cristo sintió el dolor corporal más agudamente que cualquier hombre, tanto como un hombre siente el dolor más agudamente que cualquier otro animal.     2. Es un alivio al dolor tener el pensamiento puesto en otra cosa. Así, los soldados en la batalla a menudo no saben cuando son heridos, y personas con fiebre muy aguda parecen sufrir muchísimo pero después sólo pueden recordar un malestar e inquietud general. Así también la…

Semana Santa
JUAN CARLOS GOYENECHE (1913-1982)

Imagen
En esta semana la Iglesia conmemora con el luto de sus altares desnudos y el dolor de su plegaria la muerte de Dios. No del Dios de los filósofos, el Dios frío y abstracto, sino del Dios Viviente, el milagro de Amor que se hizo carne y murió por nosotros.    Un día, lejano en años, siempre presente en el espíritu, siempre renovado en el altar, se cumplieron las palabras de Jesús: “Este es mi Cuerpo que es entregado por vosotros... Esta es mi Sangre que es derramada por vosotros”. Y el Hijo del Hombre “inclinando la cabeza, entregó su espíritu”.    Fue un hecho vulgar, casi inadvertido para sus contemporáneos. El sol se escondió, reinaron las tinieblas y todo se acabó aparentemente en torno a un hombre muerto en un suplicio infamante; pero desde tal hecho, los hombres comenzaron a referir la historia universal a partir del nacimiento de ese extraño ajusticiado que convirtió en el más sagrado símbolo el instrumento de su pasión. Y así lo que hasta ese día fue un tormento de muerte,…

Maritain
P. JULIO MEINVIELLE (1905-1973)

Imagen
Maritain –fallecido hace escasas semanas– ha llenado el proceso y la declinación de la Iglesia en estos últimos sesenta años. Cuando el grupo intelectual argentino, el de los Cursos de Cultura Católica, lo encontró, allá en la década del 20, Maritain se había hecho conocer como autor del “Antimoderne”. Un vigoroso despertar de la inteligencia católica era realidad, entonces, en el plano mundial con figuras del relieve de Chesterton, Belloc, Masis, Claudel, Papini, Psicari, Péguy y el mismo Maritain. Este vigor alcanzaba también a lo político que, con “el empirismo organizador” de Charles Maurras, se acercaba a las grandes líneas de la política del bien común de Aristóteles. Maritain, que en filosofía había descubierto a Santo Tomás, en religión frecuentaba “el misterio de la Iglesia” de Clérissac, en política había adherido a L’Action Francaise de Charles Maurras. Había una gran coherencia en la personalidad del joven Maritain, la cual era a su vez, reflejo de la que existía en la…

San José
P. Leonardo Castellani (1899 -1981)

Imagen
Hijo ¿por qué has hecho así con nosotros? Tu padre y yo te estábamos buscando con angustia.    El Justo.    Esposo de la Madre de Dios.    Padre adoptivo del Redentor.    Lugarteniente de Dios Padre.    Patrono de la Iglesia Universal.    Abogado de una Buena Muerte.    Defensor de todos los Obreros.    Modelo de todos los Padres de familia, y al mismo tiempo el Santo de quien menos se sabe, el más humilde y escondido, como una estrella que hay en el cielo tan al lado del Sol que nadie ha visto.    La Escritura dice de San José una sola palabra: que era justo, lo cual en el lenguaje de la Escritura significa santo, perfecto, cabal. Es tan grande la virtud de la justicia.    Una virtud perfecta presupone todas: muchos se distinguen en alguna virtud, no hay hombre que no tenga alguna: generoso, leal, compasivo, recto, valiente, franco, piadoso, religioso, sobrio... Pero hay quienes son compasivos y débiles, generosos e incontinentes, fuertes y orgullosos, humildes y pusilánimes.   …

El mal automático
GILBERT K. CHESTERTON (1874-1936)

Imagen
Un razonamiento sofístico puede afectar la mente, pero una obscenidad debe afectarla porque es una violencia. Ella puede hacer una de estas dos cosas igualmente directas e instintivas: sacudir violentamente la pureza o inflamar la impureza. Pero en ambos casos el proceso es brutal e irracional. Una imagen o una frase que golpea la sensibilidad o excita la sensualidad no admite el diálogo. Es algo tan poco abierto a la discusión como el chirrido de la tiza o el asfixiante olor del éter. La víctima humana queda drogada o se siente enferma.   Por lo tanto (y sin forzar la comparación hasta el extremo de literalismo) pienso que podemos hablar de la falta de decoro como de un asalto. En asuntos de violaciones de la decencia pública tradicional, cualesquiera sean las razones alegadas en su favor, me pongo totalmente del lado de los Puritanos. El argumento corriente de que podemos tratar el sexo con entera calma y libertad, como cualquier otra cosa, es el más repugnante engaño de esta épo…

El Desquite de la Mujer
P. LEONARDO CASTELLANI (1899 -1981)

Imagen
La mujer se levantó sin ruido y se inclinó sobre el nidal de sus hijos, de donde había surgido un gemido. Los cuatro dormían sobre montón de grama y en medio de animales. La mujer se arrodilló al lado y apoyó sobre una roca su cabeza. No podía dormir.  En el borde superior de la caverna, se veía una estrella extraordinariamente grande. Los pinos de los farallones susurraban suavemente, como el ruido de un río lejano.   La noche era templada y clara. La mujer comenzó a llorar hilo a hilo sin ningún sollozo, por nada, por un no sé qué, por la general inquietud y angustia indeterminada que sienten las mujeres acerca de sus hijos y forma parte del instinto materno.   Allí estaba el mayor, llamado Poseí-un-hombre-por-Dios: encogido, los puños cerrados, la cabeza replegada sobre el pecho, ensortijado y moreno, su inquietante tesoro.   El segundo, llamado Esto-es-mi-nuevo-paraíso, estirado, rígido en su posición habitual, la boca levemente abierta, cara al techo; los brazos derechos y env…

En defensa del revisionismo
JULIO IRAZUSTA (1899 -1982)

Imagen
El aporte del revisionismo contemporáneo –por lo menos el que iniciamos nosotros en LA NUEVA REPÚBLICA en 1927– empezó como una empresa política. Advertimos los males del cuerpo político argentino, y los señalamos cuando, del presidente de la República abajo, la mayoría de la opinión autorizada creía que nuestro régimen constitucional era perfecto y el país, en plena prosperidad, podía esperar el futuro más promisor. La brillante apariencia nos sonaba a hueco. El país estaba hipotecado. Y aunque nuestras exportaciones habían crecido de año en año hasta entonces, anunciamos la crisis tremenda de la que aún no se vislumbra la solución. Al suceder el doctor Irigoyen al doctor Alvear, las cosas empeoraron. En un principio ofrecimos un cuerpo de soluciones para la mayor parte de los problemas que los gobiernos anteriores no había siquiera entrevisto. Agravados aquellos males en la desdichada segunda administración del caudillo radical, nos sumamos a una oposición con la cual teníamos mayor…

Piedad
SANTO TOMÁS DE AQUINO

Imagen
"Debe decirse que el hombre se hace deudor a otros de diversos modos según la diversidad de la excelencia de éstos y de los beneficios de ellos recibidos. En uno y otro concepto tiene el primer lugar Dios, ya porque es el más excelente, ya porque es para nosotros el primer principio de ser y de gobierno. Mas secundariamente los principios de nuestro ser y dirección son los padres y la patria, de quienes y en la cual hemos nacido y sido criados. Y por esto después de Dios el hombre es principalmente deudor a los padres y a la patria. Luego, así como pertenece a la religión dar culto a Dios, así en grado secundario pertenece a la piedad tributar culto a los padres y a la patria. En esta reverencia de los padres se incluye la de todos los consanguíneos; pues que también los consaguíneos se llaman así porque proceden de los mismos padres, según se ve (Ethic. 1.8, c. 12). Y en el culto de la patria se entiende el culto de todos los conciudadanos y de todos los amigos de la patria. Y p…